Metropolitan Center

La batalla de Napoleón

por: Anlli Ramírez

Mucho me habían comentado de ‘Napoleón’, ese proyecto que Stanley Kubrick traía en mente, pero que desafortunadamente no pudo realizar, así que no había un mejor plan para una noche fría y lluviosa en Monterrey… además de que así bajaría un poco el tráfico para llegar a casa.

Como no quise perderme mi lugar favorito en la sala de cine, entré a la app de Epic Cinemas para comprar los boletos y ya que estaba ahí, pedir esa pizza que tanto me gusta de jamón serrano con arúgula, ahora sí, sin preocupaciones sólo me queda esperar a salir del trabajo y lanzarme al cine.

Ya instalada en mi butaca y justo antes de darle primera mordida a mi pizza, veo la decapitación de María Antonieta, tras el grito de ¡Viva la República! y me siento aliviada de no haber olvidado mis clases de Historia y de cómo este suceso daba fin a lo que llamaban el Reinado del Terror en la Revolución Francesa.

Y tras esto, aparece uno de los personajes más importantes de la historia de la humanidad, Napoleón Bonaparte, y con ello, la historia de su auge y caída a través de los años.

Conforme va avanzando el filme uno va ubicando los cientos de personajes que Joaquin Phoenix ha interpretado y es casi imposible creer que ese pequeño emperador haya sido el Joker que baila en las escaleras o el hombre solitario de ‘Her’; en ‘Napoleón’, Phoenix nos interpreta a un hombre con una genialidad estratégica memorable con algunos momentos cruciales de la Revolución Francesa y su ascenso al trono, pero en realidad, su verdadera batalla tenía el nombre de Josefina.

Aquí entra Vanessa Kirby, la memorable Princesa Margarita de ‘The Crown’, una mujer enigmática y quien sería la verdadera motivación de Napoleón, en una relación llena de altibajos emocionales con toques de sometimientos y desprecio, algo que nosotros hoy en día diríamos que es muuuuuuuy tóxico.

La película dura casi 3 horas, pero en estas butacas tan cómodas ni se sienten y si además te equipas bien con la cena y palomitas es casi como si estuvieras en tu casa. Obvio la trama ayuda mucho y si eres fan de las escenas de batallas, quedarás más que satisfecho, sobre todo con una de las secuencias más deslumbrantes como la batalla nevada de Austerlitz.

La ambientación no podría fallar, ya que los trajes, disfraces y armamento presentes durante las escenas de guerra son visualmente impactantes. Definitivamente, Ridley Scott es un maestro en recrear escenas bélicas y con ‘Napoleón’ nos demuestra que su visión en estos temas es única e inigualable.